Una serie de nuevas tecnologías ya permiten monitorear los contenedores de basura y optimizar la recolección de residuos.

Ello se logra mediante unos sensores inalámbricos que se colocan en los contenedores y son capaces de medir cuándo están llenos, para generar horarios de vaciado y optimizar las rutas de recolección. En lugar de que los camiones tengan un horario fijo, independiente de si los depósitos están llenos o no, éstos se amoldan a la planificación de la compañía que sabe en qué momento, en cada barrio se colma la capacidad de los contenedores.

Este recurso permite a la compañía de recolección de residuos planificar mejor la utilización de su mano de obra y de sus camiones, lo que resultará en una mayor eficiencia y en un aumento de la productividad, reduciendo los costos logísticos y las emisiones de carbono vehiculares. Los contenedores inteligentes nos solo sirven para monitorear y reportar su capacidad remotamente (muchas veces empleando energía solar para ello) sino que, algunos también poseen sistemas de compactación automática, que aumenta la capacidad del recipiente, reduciendo la frecuencia de recogida y ahorrando trabajo y mano de obra.

Fuente: Especial Residuos Reciclaje 2017

patrocinadores
  • 1
  • 2
  • 3